Características de un cheque enmendado

Al rellenar los datos que exige un cheque en blanco para ser cobrado ante una institución bancaria, surgen problemas ortográficos, deficiencias del material o elementos que afecten un cheque y que este no pueda ser cobrado o abonado a una cuenta.

Borrones y manchas

Es normal que, al escribir los datos del titular de la cuenta, la persona que lo cobrará o los detalles del banco se comentan errores ortográficos o de redacción. El hecho te obligará a utilizar algún borrador para eliminar el detalle no deseado, pero ten precaución al usarlo porque podría afectar la presencia del cheque.  Un cheque con borrones y manchas será protestado por la institución y se convertirá en un cheque enmendado.

Deteriorado

La libreta de cheques es una herramienta de trabajo que va contigo a cualquier lugar sin que le garantices seguridad a las hojas que reposan dentro. El calor de tu bolso, agua, bebidas o alimentos podrían afectar el estado físico del cheque. Ten precaución con el lugar donde guardes tu chequera y evita que daños externos afecten la buena presencia de tus órdenes de pago.

Inconvenientes con la firma

El rechazo o protesta de las firmas es otro de los factores comunes al catalogar un cheque como enmendado. Ya sea porque hayas tenido un accidente en tu mano u otra persona pretenda robar tu identidad imitando tu firma, el banco puede rechazar el cobro o depósito de un cheque al presentar disconformidad con ella.

Cómo evitar cheques enmendados

Un cheque enmendado, cuenta cancelada, ordenes sin pagar o falta de fondos figuran entre las razones principales para el rechazo de un cheque. Pero si tu caso es que ya has recibido varias quejas por cheques enmendados, deberás tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

Coloca tu libreta de cheques en un lugar seguro

El calor, el agua, los alimentos y demás partículas del diario pueden afectar la buena presencia de los cheques. Al ser una herramienta de trabajo que no puedes dejar en casa, guárdala en un área segura de tu bolso, maleta o maletín donde no peligre al tener contacto con otros productos que lleves.

Cuida la pulcritud y la ortografía

Los constantes borrones que haces sobre el cheque debido a tus faltas ortográficas solo afectarán la pulcritud de las hojas. Conoce correctamente los datos como los nombres, cuentas, montos y fechas que llevará el cheque. Evita el uso de correctores sobre letras, pero también procura la pérdida de hojas innecesarias.

Practica tu firma

Si tu cheque es enmendado por disconformidad de la firma, es hora de que acabes con el problema. Practica en otras hojas tu firma antes de autorizar un cheque. De esta manera, evitarás la devolución de ellos y el desgaste de las hojas de tu chequera.